Tratamiento

¿Qué es la tricotilomanía?

Se llama tricotilomanía a la pérdida de cabello por las ganas de tirarlo y retorcerlo hasta que se desprende. La persona es incapaz de detener este comportamiento, incluso aunque su cabello se vuelva más delgado. En general se intenta esconder la conducta, a pesar de que los familiares se dan cuenta de que esto está sucediendo, aunque muchas veces sin dimensionarlo. Normalmente la persona piensa que es la única que hace esto, sin darse cuenta que es un fenómeno más común de lo que se piensa. Esto lleva a que viva el problema con mucha culpa y vergüenza, lo que puede llevar a estados depresivos y dificultar la consulta. Se piensa que puede afectar hasta el 4% de la población, teniendo las mujeres una probabilidad 4 veces mayor de resultar afectadas que los hombres.

Los síntomas generalmente comienzan antes de los 17 años, y no es raro que el fenómeno comience alrededor de los 11años. El pelo puede perderse por parches redondos o a lo largo del cuero cabelludo, lo que causa un efecto de apariencia desigual. La persona también se puede arrancar otras áreas de cabello, como las cejas, las pestañas y el vello corporal.

Las causas de este fenómeno son desconocidas.

Nuestro esquema de tratamiento

Si bien somos un equipo que se ha dedicado desde hace más de 20 años al tratamiento de las adicciones, es justamente a partir de esta experiencia clínica que hemos concluido que la tricotilomanía se comporta y puede ser tratada como una adicción, a pesar de no existir una sustancia que estimule la repetición de la conducta.

En base al relato de los pacientes que la padecen, en su gran mayoría mujeres, la conducta de tirarse el pelo con los años va tomando cada vez más fuerza, tiñendo distintas áreas de la vida de la persona, llegando a vivirse como incontrolable por la persona que la realiza y por lo mismo generando mucha angustia.

Asumiendo que la tricotilomanía funciona al modo de una adicción, hemos logrado aplicar exitosamente un tratamiento psicológico. Este tiene como eje el que la persona vaya tomando una decisión de cambiar la conducta. En la medida que la conducta se detiene, la persona será crecientemente más capaz de controlarla, ya que el anclaje biológico va poco a poco perdiendo fuerza. Así se va instalando un círculo virtuoso que permite la recuperación. En ese sentido, esta es una conducta que funciona de un modo similar a la adicción a sustancias.

Si en el proceso de tratamiento se involucra a uno o más familiares las probabilidades de éxito aumentan considerablemente. Si un familiar está preocupado porque ve que su pareja, hija (o) o hermana (o) padece de tricotilomanía puede consultar primero solo con el fin de elaborar una estrategia que lleve a que la persona con el problema consulte. Este es un problema que normalmente requiere tratamiento para mejorarlo, ya que de otro modo se va volviendo crónico.

 

Testimonio Paciente

http://tricotilomaniachile.cl/testimonio-de-una-paciente-con-tricotilomania/